En la actualidad el outsourcing es una estrategia de negocios que beneficia a las empresas: es más efectivo y económico contratar a un experto externo que mantener un departamento de manera interna. Sin embargo, la contratación de este servicio puede resultar un arma de doble filo: por un lado, el contratante obtiene una maximización y especialización en sus negocios, mientras que por  el otro podría sufrir una importante pérdida de capital si la empresa dedicada a brindar los servicios de outsourcing carece de solvencia y seriedad legal.

La expansión de empresas de outsourcing se ha traducido en la propagación de malas prácticas debido a una mano de obra barata y a que las empresas dedicadas a esta actividad registran a sus trabajadores ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con un salario por debajo del percibido.

Para regular estas prácticas en el Diario Oficial de la Federación se publicó durante el 2012 una reforma donde se define a esta actividad como Régimen de Subcontratación. La reforma establece que una empresa sólo puede contratar servicios de outsourcing al justificar su carácter especializado y no comprender tareas iguales a las que realiza el resto de los trabajadores al servicio del contratante, requisitos que de no cumplirse afectarían a la empresa que contrata los servicios de outsourcing, pues se asumiría como patrona de los trabajadores que laboran bajo régimen de subcontratación.

Si planea contratar servicios de outsourcing evite que su empresa sea perjudicada realizando los siguientes pasos:

  • Investigue bien a la empresa que piensa contratar.
  • Cuide que la empresa con la que se contrata el servicio sea la misma que contrate a los empleados.
  • Documente por escrito todos los contratos celebrados.
  • Modifique las cláusulas de responsabilidad, para que de forma obligada la empresa outsourcing proporcione información al IMSS.
  • Verifique la solvencia económica que tiene ante el cumplimiento de sus obligaciones laborales.
  • Solicite a la empresa que elabore y envíe toda la información que ambas empresas deberán presentar a las autoridades del IMSS.

Investigue qué empresa de outsourcing planea contratar, piense que una mala elección lo haría responsabilizarse y absorber gastos demasiado altos que sin duda impactarían en las finanzas de su negocio.

Por: C.PC. Sandro Alvarado, Integrante de la Comisión de Desarrollo de Investigación Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México