¿Alguien nos enseña esto? 

En la carrera se nos inculca que la imagen del Contador Público debe de reflejar cualidades como el respeto, la honradez, confiabilidad, constancia, orden, puntualidad, dedicación, claridad y seguridad, entre otras, pero la mayoría de los jóvenes que comenzamos en la vida laboral no sabemos cómo lograrlo.

Más que la vestimenta

Así me sucedió, al iniciar la carrera empecé a trabajar y no tenía idea de cómo crear la famosa imagen de un Contador; había escuchado que esta solamente era la vestimenta y no titubear, pero no es así. A mi primera entrevista asistí con un pantalón de mezclilla y saco negros, camisa blanca y zapatos relucientes, pero vaya sorpresa me llevé al ver a mi competencia con traje, lo cual me provocó una inseguridad enorme. Sin embargo, la vestimenta no es lo único que importa para proyectar una buena imagen, sino también los conocimientos y la seguridad que uno mismo tiene.

Observa y aprende

Una vez aceptado en ese despacho observé cómo se desempeñaban mis colegas experimentados, la confianza que proyectaban con su trabajo y la seguridad que reflejaban ante el cliente. Al paso del tiempo mi manera de expresar cambió, aunque en ocasiones los nervios me ganan, descubrí que algunos gestos y ademanes también son parte de la imagen profesional, además de la manera de hablar, ya que el vocablo contable no es conocido por todos y comprendí que hay que cuidar las palabras que usamos, cómo las usamos y con quién las usamos. Así, decidí también mejorar mi vestimenta porque las visitas a los clientes eran en sus domicilios y aveces me sentía disgustado, por que la frase “Como te ven te tratan” es cierta, aunque lo que en verdad importa es la calidad de tu trabajo y cómo lo desempeñas.

Las herramientas que adquirí para mejor mi imagen profesional me sirvieron para emprender una nueva etapa, me sentí más preparado; sin embargo, ahí no terminaba con mi imagen profesional, en ese momento solo contaba con un traje, por lo que decidí hacerme de un par de pantalones de vestir. Después comprendí el comentario de mi encargada, respecto q que la imagen debe reflejar la percepción de una persona, las metas que tiene y el profesionalismo que maneja. Par ese entonces ya usaba traje toda la semana.

Yo mismo me comparo… ¡Y lo que falta!

Después me incorporé a una nueva área en la firma de la cual sigo aprendiendo a mejorar mi imagen profesional; por ello, me atrevo a darte algunos consejos para que hoy inicies a crear tu imagen como futuro Contador Público:

Vestimenta. En una entrevista de trabajo ponte traje, y si no lo tienes, usa pantalón de vestir oscuro y una camisa clara; las mujeres pueden usar falda o pantalón de vestir y una blusa clara o del color que mejor les quede, las medias son un muy buen accesorio.

Vocabulario: Muéstrate respetuosos ante tu entrevistador, cordial y profesional.

Puntualidad. Siempre llega, por lo menos, 15 minutos antes.

Celular apagado. Por ningún motivo utilices tu celular, debe de estar en modo silencio o apagado.

Seguridad. Muestra confianza en tus respuestas.

Orgullo y realismo. Destaca los logros académicos o experiencia sin alardear.

Postura. Mantén una postura erguida, respira, concéntrate, debes de mentalizarte antes de entrar a la entrevista y poner atención a los movimientos de todo tu cuerpo.

Tranquilidad. Si llegas a sentir inseguro, respira profundo y analiza tu respuesta. Si te equivocas, tranquilízate, solo analiza bien lo que te preguntan y pide un ejemplo.

Perseverancia. No te rindas, todo llega en su momento.

Así, me pongo a reflexionar en todo aquello que he adquirido en este proceso de crecimiento laboral y puedo decir que me siento fascinado pues, al comparar al joven que inició su vida laboral hace unos años con la persona que soy ahora, he notado grandes diferencias.

Alejandro Bautista Jiménez

Estudiante de Contaduría Pública

Auxiliar de Auditoria A-2 en De la Paz, Costemalle-DFK.

Universidad Nacional Autónoma de México

[email protected]

Publicado originalmente en la revista Contaduría Pública edición 538 año 45