Los fraudes son fenómenos existentes en la mayoría de las empresas mexicanas y representan costos muy altos. La mejor manera de combatir el fraude de una manera reactiva es establecer mecanismos para prevenir este tipo de actos ilícitos.

La mayoría de los empleados son honestos sin embargo el empleado honesto puede terminar robando y hay más probabilidad si las tentaciones son contantes.

La mayoría de las veces genera menos costo el prevenir un fraude a tiempo que realizar una investigación una vez que ya ha sido efectado y que el dinero prácticamente ha sido sustraido y con muy pocas probabilidades de recuperarlo.

Un fraude se puede presentar en cualquier momento de la vida de las organizaciones sin importar lugar, tamaño o giro. Las grandes empresas no son la excepción, a causa de los fraudes las empresas han perdido hasta un 5% de sus ventas.

El tiempo promedio en que se descubre un fraude es de 18 meses causando así una perdida promedio de $140,000 dólares.

Las fuentes de detección inicial de fraudes más fuertes han sido:

  • Reporte de empleados o terceros  43%
  • Revisión de la administración 14%
  • Auditoría interna 17%
  • Por accidente 7 %

En México 8 de cada 10 empresas han tenido cuando menos un fraude en el último año según datos del IMEF.

Está claro que una sola persona no puede combatir el fraude, es indispensable formar un comité de seguridad y definir claramente roles y responsabilidades para poder prevenir actos ilícitos y sobretodo entender por qué suceden.

En cuanto se detecte un fraude se tiene que hacer una investigación propia, despido del responsable, denuncia ante las autoridades con todo lo que implica e inmediatamente fortalecer los controles internos.

Los 4 elementos del fraude son:

  1. Presión: pago de deudas, fracaso personal pérdida, crisis, adicciones.
  2. Oportunidad: Percepción de controles internos deficientes.
  3. Racionalización: Los defraudadores no se ven como criminales (gente normal que pasa por un mal momento. Al principio, analiza y justifica antes de realizar el acto ilícito (después ya no racionaliza).
  4. Capacidad: aptitud para cometer el fraude.

Fraudes más comúnes.

1.- Malversación de los estados financieros.

2.-Malversacion de activos.

3.-Corrupción

¿Por qué es necesario un programa antifraude?

  • Es un beneficio para los costos de la empresa, ya que se pierde mucho más al momento de ya estar efectuado el fraude.
  • Para proteger a los empleados, sus planes de retiro y el ambiente de trabajo.
  • Disminuir gastos en asesoría y auditoría.
  • Mantener la confianza en los inversionistas y generar nuevas oportunidades de negocio.

El fraude puede ocurrir en cualquier tipo de organización y es difícil identificar al defraudador, sus efectos son dañinos y van más allá de la disminución en la utilidad neta, irremediablemente el impacto en la reputación puede ser mucho mayor y fatal. La clave está en evitar el fraude mediante el incremento en la prevención y la detección.

Identifique los factores de riesgo en su empresa,  establezca qué medidas tomar ante un fraude inminente, conozca las políticas que su empresa debe implementar e identifique cómo planear un efectivo Plan Antifraude. Para ello en De la Paz, Costemalle le ofrecemos nuestra asesoría y ponemos a su disposición nuestro servicio de Detección y Prevención del Fraudes. Contáctenos.